Se va de voluntario a África pensando que hacer el misionero era otra cosa

“Vente conmigo, haremos de misioneros, será genial ya verás, me dijo aquella chica que conocí en la discoteca esa noche. Cuando me dí cuenta estaba en África rodeado de selva, monos, calor, bichos, enfermedades. Le di unos días de adaptación por el viaje y las incomodidades y todo eso, pero cuando por fin me lancé me dijo: ‘no me has entendido'”.

Con estas palabras se explica Joaquín, el sevillano que se fue de misionero a África con una chica que le gustaba pensando que era otra cosa. “También me pareció una postura muy tradicional, la verdad, pero pensé, bueno, vamos a tener mucho tiempo, seguro que se anima y probamos otras cosas. Pero nada, ni el misionero, está loca de remate, ¡solo quería ayudar a los demás!”.

Joaquín tardó unos días pero al final pudo volver a su Sevilla: “Esto ya no me pasa más, si me entra un calentón me lo pago y punto. Espero que mi experiencia le sirva a otras personas para no caer en mi error, que miren en el diccionario antes de tomar cualquier decisión”.

 

loading...