Descubierta una red de bebedores de gin-tonic a los que no le gusta el gin-tonic

Lo hacían por aparentar

La Guardia Civil venía siguiendo el rastro de este peligroso colectivo nacional, que se caracterizaba por pedir gintonics en reuniones, fiestas y celebraciones, solo por aparentar y hacerse los modernos.

“Empezamos a sospechar de que algo iba mal cuando todo el mundo a nuestro alrededor comenzó a pedir gintonics. Gente que toda la puta vida había bebido whisky con coca-cola, de repente empezaban a pedir ginebra con tónica como si no hubiera un mañana. Hasta ahí todo bien, pero cuando empezaron a echarle todo tipo de mierda a la bebida, la cosa se fue complicando. La ginebra de fresa fue la pista final que nos llevó a la desarticulación, no era posible que eso les gustara”, declaró un alto mando de la guardia civil, en rueda de prensa tras la desarticulación.

Cientos de detenidos serán puestos en libertad las próximas horas, después de que se declaren culpables ante el juez y prometan volver a sus bebidas tradicionales de toda la vida. “Hemos ido demasiado lejos, no hemos sabido parar a tiempo y estas son la consecuencias”, decía uno de los cabecillas.