dani mateo
CINE&TV

El juez obligó a Dani Mateo a contarle chistes para probar que es cómico de verdad

Hoy se han conocido algunos detalles ocultos hasta ahora del proceso que el pasado lunes llevó a Dani Mateo al juzgado por sonarse los mocos con una bandera de España en un sketch de ‘El Intermedio’.

Según diversas fuentes, una vez abierta la vista oral, el juez se dirigió a Mateo y le espetó: “Entonces es usted cómico, ¿correcto?”. “Así es”, contestó el acusado sin presentir la réplica que le daría el juez: “Pues venga, a contar chistes, a ver si me despollo”. Luego, eso sí, el juez pidió que el término ‘despollo’ no constara en acta.

Mateo abrió fuego con “-¿Dónde vas? – A por estiércol para las fresas – ¿Las has probado con nata?”, un clásico que no hizo demasiada gracia al magistrado, cuyo padre es agricultor.

La función siguió con “-¿Le gusta a usted la pintura? -Sí, pero más de un bote me empalaga”, que recordó al juez cuando el hijo de un familiar cercano acudió a urgencias por haber ingerido un Plastidecor. Aun así, dio la última oportunidad al acusado.

“-¡Maribel, que tu marido se quiere tirar por la ventana! -¡Pues decidle que yo le he puesto cuernos, no alas”, lanzó Dani Mateo. El juez, mirándolo fijamente, preguntó “¿Sabe usted cómo se llama mi mujer?”. Los testigos aseguran que el acusado entonces farfulló “No me joda… ¿Maribel?” antes de que el juez levantara la sesión.

Preguntado por las expectativas que tiene ahora sobre el veredicto, Mateo reconoce que “no son las mejores”.