Quim Torra apareció en Moncloa con la cara pintada a lo Braveheart

"Vale, me he flipado un poco", reconoció el president en privado

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acudió a su encuentro con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la cara pintada de azul y blanco, las mismas pinturas de guerra que lucía Mel Gibson en la película ‘Braveheart’.

Según han confirmado fuentes del Govern, el plan era subirse a la chepa de Pedro Sánchez y desde ahí girtar: “Podréis quitarnos las urnas, pero jamás nos quitaréis… ¡¡¡¡la libertad!!!”. El plan se frustró porque, según explicó Torra después del encuentro, Pedro Sánchez es “alto de cojones” y era muy complicado de un salto subirse ahí.

Una vez dentro de la sala de reuniones del Palacio de la Moncloa, Sánchez y Torra tuvieron un momento distendido en el que el presidente le dijo que “hacía tiempo que no se reía tanto como viéndole llegar pintado, que pensaba que iba a un partido del Espanyol”, a lo que Torra respondió reconociendo que se había “flipado un poco”.

Al final del encuentro, Torra comentó que su primera idea fue disfrazarse de Puigdemont con una peluca y gafas de Harry Potter. “Suerte que la desechaste”, comentó Pedro Sánchez, “hubieras hecho el ridículo”, a lo que siguió un silencio tenso.

Tras despedirse, Torra abandonó el Palacio de la Moncloa fingiendo que cabalgaba mientras hacía el ruido del trotar del caballo con dos cocos.



La Voz del Becario ahora también en Telegram https://t.me/lavozdelbecario
Instagram instagram.com/lavozdelbecariooficial/